17.7.07

Verano

Qué tranquilidad.

Se acabaron, de momento, mis vacaciones. Vuelvo al trabajo, a las costumbres y a los palizas diarios. Pero se nota el ritmo veraniego, con menos gente y menos llamadas.

Cuando llego a casa, se nota la ausencia de Petardo, que está de excursión -peazo excursión- a Suiza. Marichu con actividades matinales que queman su exceso de energía y la dejan para el arrastre, con lo que pasa la tarde relajadita. Y Gusiluz es rey, dueño y señor del ordenador; tanto que incluso se aviene a tocar un ratito el recuperado violín a cambio de tener aún más tiempo de maquinita.

Y encima, pones las noticias y casi no se oye hablar de política.

Qué tranquilidad.

4 comentarios:

pau dijo...

Da gusto trabajar así, relajado y sin que te molesten demasiados. El problema es que dura poco.

amanda dijo...

De acuerdo en todo excepto en eso de que apenas se oye hablar de política. Excepto si pones las noticias sin voz, claro.

Un beso y gracias por regresar.

Paqui dijo...

Vamos, vamos a trabajar que si no, no levantamos España, jeje.
Disfruta de la tranquilidad de la que hablas que pronto se te acaba.
Nos vemos, si no antes, en el Teatro de Mérida.
Besitos a la familia.
Me voy mañana a Torrevieja, sin hijos ni marido, a alguien que tu sabes no le va a gustar, jeje

ltomares dijo...

Cuanto más leo tu blog más me doy cuenta de que a pesar de tu "poco amor" hacia las teorías cristianas tienes algo en común con el propio Jesucristo (casi ná)y es que "TU REINO NO ES DE ESTE MUNDO". Perteneces a esa inmensa minoria que no le gusta lo que ve pero que ya ha dejado de luchar por hacer que lo comprendan los que no lo quieren entender. Con la edad, el conformismo inconforme puede tomar varios caminos y al menos el tuyo sigue siendo divertido.