5.3.07

Pequeñas alegrías

Brevemente:

- Mi hijo y un gran amigo me han pedido que les instale Linux en sus ordenadores. Y encima, han quedado contentos con el resultado.

- Estreno de verdad del telescopio: el eclipse de luna del otro día. Desde la ventana del salón, en mitad de la ciudad. No es el mejor sitio, pero a cambio todos los de la familia -de ocho a ochenta- disfrutamos del espectáculo.

- Aún estamos viendo la ceremonia de los Oscar de este año. Da igual que se entregasen hace una semana, siguen siendo un espectáculo para disfrutar cuando hay tiempo, con sofá y chocolate ;-). M'encanta, sí.

Por lo demás, que nadie se preocupe: todo está bien, pero tengo mucho a lo que atender. Y todo lo que ahora recuerdo tener en tareas pendientes me apetece hacerlo, así que no hay agobio ni estrés. El blog sigue vivo, pero necesito hibernarlo para atender a otras cosas, a otras personas. Tal vez lo despierte mañana, tal vez dentro de quince días.

No se vayan todavía, aún hay más.

2 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

No pude ver el eclipse, el cielo de Buenos Aires estaba nublado y lluvioso.
Otro eclipse será.

amanda dijo...

Yo, que volveré a pedirme el telescopio cada año, hasta que llegue, lo estuve disfrutando, a oscuras, en el jardín de casa. Sin chocolate, porque no se me ocurrió que hubiera sido el mejor complemento. ;)