7.3.07

Asco

Tiendo a aislarme del mundo exterior. Durante largas temporadas, no he sentido la necesidad de ver los telediarios, oir las tertulias de la radio, leer los periódicos.

Si en alguna ocasión me he sentido ligeramente culpable por hacerlo (aquello de la torre de marfil y demás), estos días he ido acumulando motivos para añorar esas temporadas de sordera con relación a todo lo que se sitúe a más de quince metros de mi ombligo. Y hoy he terminado ahíto de tragar basura, de unos y de otros.


No voy a concretar más ni a poner enlaces que les apunten ni a afirmar mis opiniones sobre argumentos del tipo la mía es más grande o y tú más y tus amigos también. No merecen ser citados ni apuntados. En lugar de un link, hoy les dedico a todos ellos el más grande de los desprecios.

Que les den.

4 comentarios:

rythmduel dijo...

Ésa es, en efecto, la sensación... Un abrazo.

Paula dijo...

ayer le pedí a una compañera de trabajo que me actualizara.

A mitad de conversación, le supliqué que lo dejara

también se me revolvió el estómago

A veces, no queda más remedio que aislarse

santiago dijo...

ni la television ni la radio ni los periódicos ni los políticos son el mundo xterior sino la imagen que dl muno quieren que nos hagamos y por la que lleguemos a nfrentarnos para seguir los políticos los periodistas y quienes se forran mientra nos entretienen engordando a costa nuestra

pau dijo...

Hace mil años, viviendo en una comuna del Pirineo y durante una fiesta demencial, me vino uno diciendo:
Sabes? Los americanos, en Vietnam, están corriendo como conejos.
(Era la ofensiva del Tet)
Y respondí...
Americanos? Vietnam?
A veces me vienen ganas de volver a ser un hippie impresentable y no un ex venido a menos.